Ministra de Educación monitorea sexta entrega de Alimentación Escolar en Izabal


La ministra de Educación, Claudia Ruíz de Estrada, acompañada de la viceministra de Educación Extraescolar y Alternativa, María Balcarcel, monitoreó el pasado viernes la sexta entrega del programa de Alimentación Escolar, que beneficiará a 2.5 millones de estudiantes de educación preprimaria y primaria del sector público, en la Escuela Oficial Urbana Mixta 20 de Octubre, de Morales, Izabal, el pasado 11 de diciembre.

La titular de la cartera de Educación resaltó que a través de la Mesa Técnica Nacional de Gestión de riesgo en atención a la emergencia del COVID-19, se coordinó de manera histórica la entrega de la Alimentación Escolar para un total de 200 días, con una inversión de Q1,993.6 millones.

Agradeció a los padres de familia por haber apoyado a sus hijos para continuar su proceso de aprendizaje de forma segura desde sus casas y la entrega del portafolio educativo, así como a los integrantes de las Organizaciones de Padres de Familia (OPF), por coordinar la adquisición y entrega de la alimentación escolar.

Asimismo, la Ministra efectuó durante el viernes y sábado un recorrido por centros educativos dañados por las tormentas tropicales Eta e Iota y recibió el informe de un equipo de profesionales de infraestructura del Mineduc, que permitirá coordinar las acciones para el remozamiento de los inmuebles, además, inauguró el Huerto Pedagógico Comunitario en el Barrio La Esperanza, Puerto Barrios, cultivado para beneficio de la población.

Mediante Acuerdo Ministerial 825-2020 el Mineduc autorizó a las OPF adquirir alimentos no perecederos para la entrega a los padres de familia, luego de la suspensión de clases presenciales, y a partir de la cuarta entrega, se incluyeron verduras para garantizar una alimentación sana y nutritiva, así como estimular la economía local y a los agricultores familiares.

De acuerdo con la Ley de Alimentación Escolar, corresponde un aporte de Q4 por niño, para una inversión total en los 20 días de Q196.5 millones.

Para la distribución, las OPF reciben apoyo de directores y docentes, que deben cumplir con las medidas sanitarias, como programar la entrega por grados para evitar la aglomeración de personas, uso de mascarilla, la ubicación a cada dos metros y lavado de manos o uso de alcohol en gel.